Sumario: “Ciudad Inteligente, ciudad al fin y al cabo”

sumario

Enrique nos ofrece una visión diferente sobre todo lo que hemos visto hasta ahora sobre las Ciudades Inteligentes (Smart City). Porque la ciudad es vida, es civilización, es política, es urbanismo, es tecnología, es naturaleza, …, por ello el escritor aborda el concepto desde una visión muy amplia y abierta.

Es una libro que ofrece nuevas visiones para analizar la ciudad desde el punto de vista del entorno natural que la rodea, de las personas que la habitan y de las que la gestionan y gobiernan.

En él se da una visión amplia de qué entender por Smart City y no únicamente desde el punto de vista tecnológico, sino que analiza la realidad política y sus amenazas, la realidad urbanística y sus complejidades y la oferta tecnológica y su diversidad, sin olvidar el aspecto sociológico y humano de la ciudad.

La tecnología no es nada si no hay marcos legales apropiados, planeamientos urbanos adecuados, mentalidad política abierta y ciudadanos implicados. Creatividad y economía son los ejes para crear la Nueva Ciudad, y en este libro se da a conocer cómo potenciar la creatividad y cómo generar economía.

http://www.cultivalibros.com/Ciudad-inteligente-ciudad-al-fin-y-al-cabo.htm

 

 

Mí último Libro (próxtte. en librerías):

Ciudad Inteligente, ciudad al fin y al cabo.

Hablar de Smart City (Ciudad Inteligente), no es trabajar en proyectar un destino, sino trabajar en un presente; es una forma de pensar, de liderar una ciudad y de ajustarla al desarrollo mismo de la civilización, de la que es su fundamento básico.portada-ciudadinteligente

Este libro ofrece una diferente visión sobre las ciudades inteligentes; siendo una crítica constructiva que se implica en ofrecer respuestas a los problemas que limitan el desarrollo, analizándolos desde una perspectiva global.

Es una libro que ofrece nuevas visiones para analizar las ciudades desde el punto de vista del entorno natural que las rodea, de las personas que la habitan y de los que las gestionan y gobiernan.

En él se da una visión amplia de cómo abordar procedimientos de diseño de Smart City, no únicamente desde el punto de vista tecnológico, sino que analiza la realidad política y sus amenazas, la realidad urbanística y sus complejidades y la oferta tecnológica y su complejidad, sin olvidar el aspecto sociológico y humano de la ciudad.

La tecnología no es nada si no hay marcos legales apropiados, planeamientos urbanos adecuados, mentalidad política abierta y ciudadanos implicados. Creatividad y economía son los ejes para crear la Nueva Ciudad, y en este libro se da a conocer cómo potenciar la creatividad y cómo generar economía.

 

Ciudades bajo demanda

(City on demand)

Hemos analizado las ciudades bajo prismas políticos, de la administración municipal, de la demografía, de la economía y desde la tecnología. Hemos visto cómo las ciudades tienen un potencial enorme frente a los países a los que pertenecen; hemos visto incluso que su poder les permite –con alcaldes visionarios, valientes y con espíritu gestor- saltar fronteras y apoyar el crecimiento de sus ciudades, en el fortalecimiento con otras ciudades de otros países, antes incluso en muchos casos, que con ciudades de su mismo país.

Hemos visto y entendido que las ciudades compiten entre sí. En atraer inversión y atraer población, o mejor dicho, traer inversión para atraer población.

Como dato, hay que saber que anualmente, un millón de personas emigran desde los diferentes países latinoamericanos hacia los Estados Unidos, de los cuales de Honduras por ejemplo son 75.000. Mismo movimiento demográfico del continente africano hacia Europa, o de ciertos países asiáticos hacia la Región Arabe u otros aún más tristes si cabe, que huyen de las guerras hacia territorios en donde rehacer unas vidas mermadas por la estupidez, la incompetencia o los intereses humanos. ¿Cómo frenar esa emigración que lleva a la pérdida demográfica de los países, lleva a la desesperación y decepción de los nativos que tienen que huir ante la falta de oportunidades?. Sigue leyendo “Ciudades bajo demanda”